Amigas y amigos:

  • Quiero saludar a los estimados asociados, a los alfabetizadores voluntarios, a los promotores y equipos del Programa Nacional de Alfabetización, a las Comisiones Municipales y Departamentales de Alfabetización.

Hoy es un día de victoria en la lucha de nuestro pueblo por la educación y la cultura y para llevar la luz del conocimiento a nuestros hermanos y hermanas.

Este acto marca un hito en la historia de Ahuachapán, porque el municipio y el departamento obtienen el título de libres de analfabetismo.

Mis felicitaciones a todos los ahuachapanecos, especialmente a los que sumaron esfuerzos hasta ver culminada esta gran tarea que convierte al departamento de Ahuachapán en el cuarto libre de analfabetismo, después de La Paz, Cuscatlán y San Vicente.

La significativa reducción del analfabetismo en los últimos 10 años es resultado de los esfuerzos por impulsar un desarrollo inclusivo, que prioriza la dignidad y los derechos fundamentales de las personas.

Hoy en Ahuachapán saldamos una deuda histórica. Las personas que en el pasado vieron limitado su acceso a la información, el conocimiento y la cultura, ahora no solo aprendieron a leer y escribir, sino también recuperaron su autoestima, ampliaron sus horizontes, están en condiciones de apreciar la vida desde una óptica diferente y aportar más a su comunidad y al país.

Felicito a las más de 30 mil personas de todo el departamento de Ahuachapán que aprendieron a leer, escribir y realizar cálculos matemáticos básicos.

Ustedes son la razón por la que impulsamos el Programa Nacional de Alfabetización. El espíritu de superación de ustedes ha sido la mayor inspiración para avanzar en este gran esfuerzo educativo. 

Con el Programa Nacional de Alfabetización también logramos reducir las brechas de género. El 73 por ciento de las personas beneficiadas en Ahuachapán son mujeres. Este porcentaje refleja que avanzamos por los caminos de la equidad.

Ahuachapán alfabetizado no hubiese sido posible sin la colaboración de los alfabetizadores voluntarios. Más de 6 mil personas, en su mayoría jóvenes, realizaron esta admirable y desinteresada labor. A ellas y ellos nuestro más sincero agradecimiento.

Con este acto también honramos la memoria de César Oswaldo Flores Puente, promotor de la alfabetización en este departamento, quien recientemente fue asesinado junto a su hermano Nery Eduardo Flores Puente.

Para la familia de estos jóvenes y su comunidad, toda nuestra solidaridad.

Esta noticia nos llenó de tristeza, pues eran dos jóvenes salvadoreños cuyas vidas fueron violentamente apagadas. César era un ciudadano ejemplar que soñaba con transformar a su país a través de la alfabetización.

Yo les pido que nos pongamos de pie y que le dediquemos un minuto de aplausos, como muestra de cariño y para reafirmar nuestro compromiso de practicar siempre esos valores humanistas y cristianos que guiaron su corta y ejemplar vida.

(aplausos)

La mejor forma de honrar la memoria de quienes dieron su vida por construir una patria mejor es luchar por cumplir sus sueños. Por eso, sigamos impulsando esta campaña hasta que todo el territorio nacional sea declarado libre de analfabetismo.

 

Querido pueblo salvadoreño:

Hace 10 años iniciamos este gran trabajo por la alfabetización. Para implementar un programa con verdadero enfoque social unimos a las capacidades de especialistas salvadoreños el aporte de profesionales cubanos, a quienes expresamos nuestra gratitud.

El método “Yo sí puedo”, que nació en la hermana República de Cuba y se ha replicado con éxito en muchas regiones del mundo, fue adaptado a la realidad del país y aplicado creativamente por nuestros alfabetizadores.

Son 397 mil 124 las personas beneficiadas con este programa. A ellas y ellos, ¡muchas felicidades!

Este programa incluye a personas con discapacidad sensorial y visual, así como a privados de libertad, porque creemos que todos merecemos la oportunidad de acceder al conocimiento para transformar la realidad.

Reitero mi agradecimiento a todos los alfabetizadores. Gracias a la labor de más de 119 mil voluntarias y voluntarios El Salvador ha logrado este triunfo educativo.

Ustedes son verdaderos patriotas, pues sin importar el clima o la distancia se movilizaron a donde fue necesario para llevar la luz del saber.

Nuestro reconocimiento al personal del Ministerio de Educación que ha realizado un gran empeño; a los promotores de alfabetización que impulsan el programa en los territorios, así como a los gobiernos locales por su respaldo a este gran proyecto.

También quiero agradecer a Lindsay Areli Guillen, a ella la conocí cuando yo era ministro de Educación y vicepresidente de la República, ella tenía 11 años y fue impresionante su testimonio, una niña de 11 años que creó un circulo con su madre y comenzaron esa labor. Su ejemplo se difundió por todo El Salvador y estimuló a otros a seguir ese camino.

Ahora, ella estudia bachillerato en salud, pero sigue trabajando fuertemente en la alfabetización, esos son nuestros jóvenes, esa es nuestra juventud. Nuestra juventud que lucha y trabaja por hacer de El Salvador un mejor país, son más los jóvenes que le apuestan al país.

Por eso yo pido un fuerte aplauso para la niña Lindsay, pero también para toda la juventud, para todos estos jóvenes que llevan adelante a nuestro país.

También un reconocimiento a nuestros hermanos cubanos, una vez más nuestro eterno agradecimiento por la invaluable ayuda brindada durante todo este proceso.

 

Amigas y amigos:

Hoy más que nunca tenemos la certeza de que El Salvador alfabetizado es posible.

Ahuachapán se convierte en el municipio 165 y el cuarto departamento del país en ser declarado libre de analfabetismo.

Sabemos que hay muchos otros municipios que están cerca de alcanzar la meta. A todos ellos los exhortamos a no desmayar en esta noble y necesaria gesta que permitirá avanzar en el propósito de construir un El Salvador más educado y con verdadera justicia social.

Como gobierno responsable seguimos trabajando y rindiendo cuentas de nuestros logros. A pocos días de culminar nuestro mandato seguimos trabajando con determinación y compromiso por El Salvador. 

Continuemos adelante con la seguridad de que El Salvador alfabetizado es posible.

Muchas gracias

 

Print Friendly, PDF & Email